Quién es Julio Zhang

HEREDERO DE LA COCINA IMPERIAL

Quién es Julio Zhang

Julio es el sanferminero seudónimo por el que se conoce a Jong Ping Zhang, chef y alma mater de Soy Kitchen, un guiño a su anterior etapa pamplonica. Originario de la ciudad de Beijing (Pekín), inicia su andadura en la Escuela de Hostelería de Shenzhen. Un centro donde tiene la oportunidad de ser uno de los últimos alumnos en aprender los fundamentos de la exquisita, variada y lujosa cocina imperial china al formarse en “Gastronomía de Palacio y Banquete Manchú-Han de la Dinastía Quing”, la última que gobernó el país asiático entre 1644 y 1912.

Antes de afincarse en Madrid, trabaja cuatro años en la hostelería de Pamplona donde abre el Asador Almadía y obtiene un premio al mejor pintxo con su ya premonitorio rape con alcachofas y gambas.

En 2014 lanza el proyecto Soy Kitchen en la Plaza de los Mostenses, a pocos metros del célebre y exótico mercado de abastos. Allí conquista a los foodies de la capital con su revolucionario concepto culinario: ofrecer experiencias gastronómicas exclusivas con los mejores ingredientes y sin carta. La fama le llega cuando la crítica señala su cocina como la última sensación gastronómica de Madrid, con platos ya míticos como el bogavante, la oreja de cochinillo o el dim sum de micuit y berberechos.

Tras este meteórico éxito llega el momento de dar el salto. El modesto local se transforma en Lamian, una original taberna de ramen y street food asiático, y en 2017 abre sus puertas en la calle Zurbano el nuevo Soy Kitchen, un local más amplio y con la cocina abierta, concebido a la medida de Julio.

 

La cocina de Julio ha evolucionado hacia la cocina de autor revolucionando el concepto de cocina asiática

Quién es Julio Zhang
Quién es Julio Zhang
Quién es Julio Zhang

Tras 16 intensos años en España, Julio tiene ya algo de aquí y es toda una personalidad en el panorama gastronómico madrileño. En sus gestos es puro fuego, el mismo que abraza a su inseparable wok de hierro, que maneja con vertiginosa maestría, y el mismo que enciende su cabeza con mil ideas más veloces que sus palabras, que salen atropelladas en un español de la calle que “mola”.

Su alto nivel de creatividad raya incluso la genial locura en cada plato. Ha nacido para esto, y verle cocinar y explicar apasionadamente cada plato es puro espectáculo. Cada creación que sale de sus manos cuenta una historia diferente. Y la expresa entre mezclas de sabores intensos, juegos de texturas, colores y matices de infinidad de ingredientes exóticos que, pese a que a simple vista podría parecer un maridaje imposible, sorprendente e infaliblemente todo armoniza a la perfección.

Inconformista e investigador irredento, con su personal y revolucionario concepto culinario Julio se ha propuesto elevar la cocina asiática al máximo nivel. Su objetivo: conseguir que el comensal experimente asombrado y gozoso en cada plato una placentera forma de vivir y de sentir.